Skip to content

Acerca de…

“La moda no es un arte, pero se necesita un artista para poder crearla”

Pierre Berge (1)

Durante mi ejercicio como docente, en lo cual llevo 15 años, siempre tengo que plantear esta pregunta a mis estudiantes, ¿es la moda un arte?, por supuesto que ellos se apresuran en contestar que sí, que así es, que la moda les ayuda a expresarse, que es no es solo ropa, frivolidad, accesorios… pero claro, no siempre es de esa manera, hay moda que nunca será arte, y hay piezas que por ordinarias se convertirán en documentos históricos que revelarán la verdad sobre cómo hemos vivido durante este siglo y medio (y seguramente más) desde que en el concepto moda brincó a la escena el mundo de los creadores. En efecto, la moda toca todos los puntos de nuestra vida. En el mundo que vivimos, la moda juega un papel determinante, nuestra hambre de novedad sumado al reinado de la caducidad nos hacen desear siempre cosas, situaciones utensilios nuevos. Somos una sociedad donde los productos que tocan nuestra vida se han convertido no solo en una extensión de nuestro cuerpo, sino también de nuestra alma, del espíritu entendido como el ejercicio más puro de la individualidad.

Nadie queda exento del fenómeno moda, aún las más simples decisiones sobre la elección de un color en un objeto nos lleva a la esfera más íntima de nuestra personalidad, por lo tanto, ésta búsqueda de lo auténtico nos orilla a renovarnos, a diferenciarnos, y lo más importante, a la búsqueda de identificarnos con otros para poder interactuar. La moda está entonces, alejada de las frivolidades en su fondo, aunque en su forma se aparezca bajo el artificio de la novedad gratuita.

En un pequeño sondeo realizado entre mis estudiantes de Historia de la Moda encontré información que me ha impulsado a emprender la iniciativa de abrir este blog, éstas jóvenes que se encuentran entre los 18 y los 23 años, en su mayoría piensan que las exhibiciones de moda aportan algo más que conocimiento histórico o cronológico sobre sus creadores o las épocas a las que pertenecen. Me llama la atención que ellas, al estar tan involucradas con la tecnología, miran con agrado que en las grandes exhibiciones de moda a nivel mundial se destaquen los desarrollos tecnológicos en materia textil de las diferentes épocas, igualmente aprecian el discurso sobre el valor de la manufactura y la industria que se promueve a través de los museos de éste tipo. No me sorprende que de igual forma, y hablando de México en particular deseen que las exhibiciones de moda (en caso de que fueran constantes en nuestro país) hablaran de la industria, desde los niveles masivos de gran alcance, hasta la micro y pequeña empresa de la que formamos parte muchos diseñadores en el país, piensan que abordar la moda desde el punto de vista económico y como un modelo de negocio nos puede ayudar a encontrar nuevas formas de explotar nuestros recursos para tener mejores condiciones de vida. Mención aparte me merecen aquellas que hablan de la exposición de moda como un recurso donde una industria habla sobre sus fortalezas y su capacidad de competir en los diferentes mercados. Y claro, no podía faltar la reflexión sobre la identidad, y la conciliación que debe existir entre lo vernáculo, la artesanía, lo histórico y lo moderno, para poder entender lo que somos y lo que deseamos ser en un futuro (2).

En este blog nuestros lectores encontrarán una reflexión a partir de la opinión que nuestros colaboradores se habrán formado después de visitar una exhibición sobre moda. Deseamos hacer un énfasis especial sobre la forma en la que se exhibe la moda en los museos, ya que esto hace la diferencia entre el “display” de tienda y aquel que pretende arrojar luz sobre aspectos diferentes a lo comercial (aunque a veces puedan encontrarse ligados unos a otros). Por otro lado, deseamos aportar más herramientas de investigación sobre la moda y sus creadores, y llevar a todo aquel interesado de la mano por éstas exposiciones que en su momento fueron parte de un discurso político, social, económico, industrial, o de competencia laboral. Cabe mencionar que las imágenes y material que ilustra los diferentes artículos ha sido tomado en su mayoría de los catálogos de las mismas exhibiciones, ya que por la naturaleza de los textiles como material obtener fotografías de las exhibiciones es complejo; o en muchos casos, retomaremos exposiciones que se hayan dado lugar muchas décadas atrás, de tal manera que el ejercicio de la imaginación e investigación posteriores son importantes por parte del lector.

Al escribir éstas líneas me viene a la mente el título del libro de donde proviene esta reflexión que pretende convertirse en periódica: ¿Qué poder tienen las exhibiciones? (3) más allá del aspecto técnico de cómo debe concebirse una exposición, o las herramientas mediáticas que deben acompañarla para que su éxito entre el gran público se encuentre asegurado, las exposiciones hablan por sí mismas, expresan en su medios plásticos y discursivos ideas que van quedando grabadas en nuestro inconsciente, nos regalan imágenes que formarán parte de nuestra cultura y que se irán hilvanando a nuestra vida material. Una exposición de moda, que puede tener muchas misiones más allá de la simple retrospectiva, al final nos enseñará otro modo de ver nuestra ropa, como decía unas líneas más arriba, no sólo como una extensión de nuestro cuerpo, sino como una verdadera herramienta del ser, aquel que se revela en nuestra individualidad (4). Muchas veces he escuchado a gente escéptica de la moda, lo mismo que aquellos que la aman profundamente, decir que su vida cambió después de ver una exhibición como las que relataremos (un amigo me confesó haber llorado de emoción después de ver la retrospectiva de Yves Saint Laurent), y eso me invita a abrir nuevas discusiones sobre el tema, ¿hasta dónde somos capaces de entender los alcances de una prenda de vestir?, el vestido es un tema más complejo todavía que la moda misma (diversos autores han documentado y reflexionado con rigor sobre los lenguajes de la ropa, su relación con el cuerpo y su trascendencia en las sociedades a las que pertenecen).

Así pues, la exhibición de moda trasciende el aspecto meramente decorativo, y se coloca en un plano más arriba de lo meramente bello del objeto, llegando en momentos clave a aparecer como una herramienta para impulsar cambios sociales, validar creadores, reposicionar industrias o conciliar intereses políticos e internacionales (ya tendremos que hablar del “Teatro de la Moda” [5]), la exposición de moda no escapa entonces a los objetivos específicos que se persiguen a veces en cualquier tipo de exposición. Deseo sinceramente que al lector interesado nuestro trabajo le arroje un poco de luz sobre ese campo, lograr sensibilizar a aquellos que hayan abordado poco el tema, para entender la moda y el diseño como una herramienta poderosa de las sociedades más desarrolladas, y finalmente documentar un conocimiento apasionante al que nadie debería permanecer ajeno.

Guillermo León.

Editor

  1. Bergé, Pierre, YVES SAINT LAURENT, Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent, París, 2010, p. 20
  2. Este sondeo se realizó entre estudiantes de la Carrera de Licenciatura en Diseño y Publicidad en Moda, en México D.F., en Octubre de 2010.
  3. Staniszewsky, Mary Anne, THE POWER OF DISPLAY, The MIT Press, Massashusets, 1998.
  4. Lipovetsky, Gilles, EL IMPERIO DE LO EFÍMERO, Anagrama, Barcelona, España, cuarta edición, 2010, pp. 27-36
  5. “El teatro de la Moda”, exposición presentada en el Museo de Louvre entre 1945 y 1946. Baudot, François, Universe, Francia, 1999. p. 136

Para mayor informacion:

info@guillermoleon.com.mx

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: